Un gato caminaba por un tejado maullando:
- ¡Miau, miau!
En eso se le acerca otro gato repitiendo:
- ¡Guau, guau!
Entonces, el primer gato le dice:
- Oye, ¿Por qué ladras si tú eres gato?
Y el otro le contesta:
- ¿O sea que uno no puede aprender idiomas?"

chistes infantiles gato

 

Amigos para siempre
Evualar esta página
1 2 3 4 5

 

 

 

TEMPS DE GENERATION DE LA PAGE : 315ms
Fichier généré le 23/04/2015 à 18:06:33