Una mañana un huevito se encontró perdido en medio de un pueblo pobre, pobre, pobre.
Estaba buscando la salida del lugar en medio de calles solitarias, cuando de pronto vio a un poblador hambriento asomar la cabeza por una esquina y que lo miraba con ojos que parecían decir: - Ah, que suerte, ¡Qué rico desayuno! Entonces, se dio media vuelta y comenzó a caminar en sentido contrario. El poblador empezó a seguirlo. El huevito sin detenerse vuelve la cabeza y nota que ya son dos los pobladores que lo siguen y apura el paso. Mira otra vez y son cuatro, y luego eran diez, y luego veinte; vuelve a mirar y ve toda una turba corriendo tras él. Entonces, el huevito se pone a correr desesperado, en su afán de huir da vuelta por una esquina y se encuentra con un bistec (carne de res a la parrilla) descansando apoyado en una pared y muy tranquilo. El huevito le dice gritando y sin dejar de correr: - ¡Corre, salva tu vida, atrás viene una turba! ¡Corre! A lo que el bistec tranquilo responde: - Corre tú, el lio es contigo. - ¡Porque a mí, en este lugar nadie me conoce!

chistes infantiles cabeza

 

Dibujar una expresión facial: el hastío
Evualar esta página
1 2 3 4 5

 

 

 

TEMPS DE GENERATION DE LA PAGE : 177ms
Fichier généré le 30/03/2015 à 11:21:19